Estás en: >

Cosas prácticas

> ¿Cómo saber si mi hijo es hiperactivo?

¿Cómo saber si mi hijo es hiperactivo?

13.03.2012 - 13:08 h. -


La detección precoz de la hiperactividad es fundamental para poner en marcha los tratamientos oportunos que permitan al pequeño llevar una vida normal.

La falta de diagnóstico en un niño hiperactivo puede provocar un dolor innecesario tanto en el pequeño como en sus progenitores. De ahí que sea tan importante un reconocimiento temprano de la enfermedad. Para ello, es fundamental la labor del pediatra, pero igual de imprescindible es la capacidad observadora de los padres en el día a día del niño.

Por lo general, los niños hiperactivos se mueven continuamente y resulta prácticamente imposible controlar su actividad. Los principales síntomas que revelan que un pequeño padece esta enfermedad son la falta de atención, el nulo control de su actividad, la dificultad para obedecer órdenes y su menor rendimiento en la escuela. La sintomatología propiamente dicha suele aparecer a partir de los tres años, pero no es hasta los 5 años cuando está ya claramente definida.

Características:

Una serie de características ayudan a los padres a saber si su hijo es hiperactivo:

  • Atención : La desatención es uno de los principales síntomas de la hiperactividad. Estos niños suelen tener dificultades para centrar su atención en una actividad, ya sea un juego o cualquier otra tarea. No siguen instrucciones, en ocasiones parece que no escuchan y rechazan los ejercicios que requieren un esfuerzo mental. Es normal que pierdan objetos y que se distraigan fácilmente.
  • Actividad : Un niño hiperactivo se caracteriza por el movimiento constante de manos o pies. Es incapaz de estar quieto o sentado y tiene serias dificultades para realizar actividades de una manera tranquila y sosegada.
  • Impulsividad : Hablan compulsivamente, incluso antes de que se les haya terminado de formular una pregunta. No saben esperar su turno e interrumpen a otros compañeros en sus juegos.

Estas características, junto a las orientaciones recibidas por parte de profesores y tutores, facilitarán a los padres la labor de reconocer la enfermedad en sus hijos. Y es que la detección precoz de esta patología es fundamental para poner en marcha los tratamientos oportunos que permitan al pequeño llevar una vida normal.

Recuerda:

Síntomas. Falta de atención, nulo control de la actividad, dificultad para obedecer órdenes y menor rendimiento académico.

Aparición. La sintomatología propiamente dicha suele aparecer a partir de los tres años, pero no es hasta los 5 años cuando está ya claramente definida.

 

Si tienes dudas puedes recurre al Consultorio psicológico

Noticias relacionadas

lasprovincias.es