Consejos para ahorrar en tus facturas con un termo eléctrico

Consejos para ahorrar en tus facturas con un termo eléctrico

Puede suponer un gasto de cerca de 300 euros anuales en una vivienda media española compuesta por 4 miembros

LAS PROVINCIAS

Si tienes termo eléctrico en casa, debes saber que es un electrodoméstico que suma en la factura y que puede suponer un gasto de cerca de 300 euros anuales en una vivienda media española compuesta por 4 miembros. El termo eléctrico genera un consumo que otras opciones, como calentadores o calderas, no provocan.

Por ello es interesante tener en cuenta ciertos consejos que pueden ayudar a reducir en las facturas, conllevando un ahorro considerable al cabo del año. Algunos de ellos pueden parecer obvios, pero nunca está de más recordarlos; y otros pueden pueden suponer la adquisición de alguna pieza externa, generalmente de bajo coste que será de gran utilidad para reducir el consumo.

  • 1

Horarios rutinarios

Si calculas de antemano a qué ahora vas a ducharte a diario puedes evitar tener el termo todo el día encendido, ya que podrás ponerlo en marcha una o dos horas antes de tu ducha. Así evitarás un gasto innecesario y tendrás siempre tu termo preparado para cuando necesites el agua caliente.

  • 2

Configura la temperatura

Si disminuyes demasiado la temperatura de tu termo, el agua saldrá menos caliente. Esto contribuirá a un ahorro en términos eléctricos, pero no abrirás el agua fría para compensar por lo que gastarás más agua que el termo tendrá que calentar. Por otro lado, si mantienes alta la temperatura del termo el agua saldrá más caliente, por lo que necesitarás abrir también el agua fría para compensar y obtener agua templada para tu ducha. Así evitarás gastar tanta agua del termo, y por tanto necesitarás calentar menor agua nueva.

  • 3

Más ducharse, menos bañarse

Si reducimos el consumo de agua, también reducimos la necesidad de calentarla y por tanto el consumo eléctrico del termo. Además, aprovecha los ratos en los que te estés enjabonando para apagar el grifo de agua caliente, así evitarás gastar más de la necesaria.

  • 4

Cuidado con el tipo de agua

Dependiendo de la zona, la dureza o la calcificación del agua pueden suponer problemas para los termos. Los de tipo cerámico resisten mejor la cal y reducen los daños que ésta puede ocasionar. Infórmate sobre el tipo de agua de la zona en la que vives y actualiza tu termo en consecuencia.

  • 5

Utiliza perlizadores

Son pequeños elementos que se ubican en los grifos, en la zona de salida de agua, y ayudan a ahorrar hasta un 50% en el consumo de agua. Si gastamos menos agua, también gastaremos menos en calentarla, y por lo tanto el consumo del termo será menor.

  • 6

Instala un programador

Es un aparato que se instala en el enchufe y que permite programar la hora de encendido y apagado de aparato. Puedes programar la hora de encendido un par de horas antes del momento en que lo vayas a necesitar, así como su apagado después para evitar gastos innecesarios y que el electrodoméstico esté manteniendo el agua caliente todo el día mientras no la necesitas.

Fotos

Vídeos