Qué hacer si la grúa se ha llevado tu coche

Qué hacer si la grúa se ha llevado tu coche

Los pasos a seguir para recuperar el vehículo pagando lo menos posible

C. B.

Dejar el coche aparcado en lugar indebido puede terminar saliendo caro: cuando vuelves a por él, la grúa se lo ha llevado para despejar la zona en la que el estacionamiento está prohibido. Si eres un conductor modelo quizá nunca te haya ocurrido, pero lo cierto es que se trata de una situación relativamente común que a veces puede suceder por un sencillo despiste, un cartel que no hemos visto o un aviso de prohibición en una zona de aparcamiento habitual.

Esta situación, además de un engorro, supone un desembolso de dinero para recuperar el vehículo. ¿Sabrías cómo proceder si la grúa se llevara tu coche? Es importante actuar rápidamente para tratar de reducir al máximo el coste de retirada del vehículo. Y es que cuanto más tiempo pase el coche en el depósito municipal el precio para pagar para recuperarlo irá en aumento. Estos son los pasos básicos a seguir:

  • 1

Localizar el vehículo

Cuando la grúa se lleva el coche, generalmente deja una pegatina en el suelo, en una señal o en una pared cercana, coincidiendo con el lugar en el que antes estaba el vehículo. Esta pegatina contiene información sobre dónde ha sido llevado el coche, identificado con la matrícula del mismo, y el número de contacto del servicio de grúa para comprobarlo.

Sin embargo en ocasiones no encontramos esta pegatina, ya sea porque el operario no pudo dejarla o porque un graciosillo ha decidido llevársela. En esta situación habrá que llamar al servicio de información de la localidad en la que nos encontremos (disponible en la página web del ayuntamiento de la misma), donde podrán darnos información sobre la ubicación del vehículo (en qué depósito se encuentra), además del importe a pagar y la documentación que necesitamos para recuperarlo. Eso sí, para obtener dichos datos necesitaremos conocer la matrícula del vehículo.

  • 2

Documentación

Para poder recuperar el coche será imprescindible que presentemos cierta documentación. Si el coche es de un particular, será suficiente con tener el DNI o el carné de conducir y las llaves del vehículo. Si tienes algún documento dentro del vehículo, un operario del depósito te acompañará para que puedas recogerlo.

Si el coche está a nombre de una empresa, la cosa se complica un poco. Lo mejor es que te pongas en contacto con los servicios de información de la localidad o con el propio depósito para que te informen sobre la documentación que necesitarás para recuperarlo.

  • 3

Comprueba el estado del vehículo

Cuando llegues al depósito y te acompañen a donde está ubicado el coche, lo primero que debes hacer es comprobar su estado para asegurarte de que no ha sufrido daños durante el traslado. Revisa bien todo el vehículo y, si encuentras cualquier desperfecto que no tuviera con anterioridad, toma fotografías de los daños para ilustrar una posible denuncia. En caso de encontrarlos, no olvides dejar constancia por escrito a través de una queja en las instalaciones. Esto te servirá para reclamar el importe de reparación de los mismos al servicio municipal. Este paso es importante, puesto que si notamos los daños en el coche con posterioridad probablemente no podamos reclamarlos.

  • 4

Pagar las tasas para recuperar el coche

Habrá llegado el momento de abonar el importe de retirada del vehículo. El precio varía según la localidad y el peso del coche. En la mayoría de ciudades a esta cantidad, además, habrá que sumar el coste del tiempo que haya pasado en el depósito, que nuevamente varía en función de la localidad. Para finalizar habrá que pagar la multa impuesta por los agentes de policía cuando solicitaron la retirada del vehículo, que también dependerá de la gravedad de la infracción cometida.

 

Fotos

Vídeos