Cómo dar un lavado de cara a tu casa con poco presupuesto

Cómo dar un lavado de cara a tu casa con poco presupuesto
Fotalia

Si lo que quieres es dar un nuevo aire a tu hogar, estas técnicas pueden ser tus grandes aliadas: son rápidas, fáciles de realizar y no suponen un gran desembolso de dinero

C. B.

Con la llegada del buen tiempo y el cambio de estación llegan las ganas de renovar los espacios. Por desgracia, hacer una remodelación de nuestro hogar puede resultar muy caro, razón por la que muchas personas dejan de lado la idea año tras año. Pero podemos dar un "lavado de cara" a nuestra vivienda sin gastarnos demasiado gracias a algunas ideas que nos ayudarán a ahorrar tiempo y dinero.

Si lo que quieres es dar un nuevo aire a tu hogar, estas técnicas pueden ser tus grandes aliadas: son rápidas, cómodas, fáciles de realizar y no suponen un desembolso grande de dinero.

La pintura, tu aliada

Pintar algunas paredes puede dar un cambio de aire a tu casa sin suponer un gasto excesivo. Siempre que no tengas que eliminar baldosas de la pared antes de hacerlo, lo que podría elevar considerablemente el presupuesto, y no necesites pintar toda la vivienda, la pintura será una buena opción. Puedes optar por pintar solo una pared de algunas estancias, como por ejemplo el salón o alguna habitación de forma que combine con los muebles. Otra opción relativamente económica es pintar sobre los azulejos para no tener que quitarlos. Se necesita pintura especial, pero con ello conseguiremos un cambio radical en tan solo un día y con un presupuesto bajo. También puedes optar por pintar algunos muebles para darles un toque nuevo, al igual que las puertas de la casa. Solo tendrás que lijarlas y volverlas a pintar del color que desees, el coste es aproximadamente de unos 50 euros por puerta y puedes hacerlo en solo un día.

Renovar los suelos

Una opción barata y que no requiere obra es emplear vinílico o linóleo autoadhesivo. Estas soluciones se colocan de forma sencilla sin tener que quitar el suelo anterior, ya que se ponen sobre el suelo antiguo, y son resistentes a la humedad.

Iluminación

Cambiar las luces de tu hogar puede ayudarte a darle un toque diferente de forma sencilla. Una lámpara grande y llamativa en medio de una habitación -como el salón- puede ayudar a darle un lavado de cara con poco presupuesto. Además, puedes escoger el tipo de bombilla que se ajuste a la luz que te guste, más cálida o más fría. El simple detalle del cambio de lámpara puede darle un aire totalmente distinto a una estancia.

Pladur en vez de ladrillo

Si quieres dividir estancias o cambiar la configuración de tu casa puedes optar por utilizar pladur en vez de paredes de ladrillo. Tienen el inconveniente de que son menos aislantes y resistentes, pero en contrapartida son mucho más económicas y puedes pintar sobre ellas directamente.

Juega con la decoración

Puedes aprovechar el cambio de aire para deshacerte de algunas cosas y darle un toque más minimalista a la vivienda. Los tonos claros, los colores neurtros y las líneas sencillas son tendencia, y eso también se aplica a los muebles. Cosas sencillas como una funda para tu viejo sofá y unos nuevos cojines del color que prefieras pueden suponer un gran cambio.

Fotos

Vídeos