Cómo purgar un radiador, paso a paso

Cómo purgar un radiador, paso a paso

¿Tu radiador hace ruidos o no calienta bien? Necesitas purgarlo. Unos sencillos pasos te ayudarán a ponerlo a punto

LAS PROVINCIAS

Para combatir el frío no es necesario solo un buen mantenimiento de la caldera, sino también de todo el resto del equipo. Sin embargo, en la mayoría de ocasiones olvidamos que los radiadores también necesitan una puesta a punto para funcionar correctamente, no gastar de más y evitar ruidos molestos. Desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) lo saben y por ello han ofrecido información sobre cómo proceder para purgar los sistemas de calefacción.

Durante los meses de verano y primavera los sistemas de calefacción disfrutan de unas buenas vacaciones, lo que favorece la formación de bolsas de aire en el interior del sistema. Esto disminuye considerablemente el buen funcionamiento de los aparatos y su rendimiento.

Si contamos con un purgador automático no necesitaremos hacer nada, ya que el aire se expulsa por sí mismo. Sin embargo, en el caso de los manuales tendremos que purgarlo nosotros mismos si queremos que funcione a pleno rendimiento, por lo que es necesario saber cómo realizar el proceso.

La OCU aconseja que los radiadores se purguen antes del inicio de la época en la que vaya a utilizarse la calefacción, idealmente en otoño. Pero si no lo has hecho antes, no te preocupes, todavía estás a tiempo.

Cómo saber si necesito purgar el radiador

Uno de los síntomas más llamativos de que es necesario purgar el radiador son unos ruidos extraños, como gorgoteos, que verifican que hay aire en el sistema. También puedes comprobarlo mediante el tacto, cuando al tocarlo la parte superior está más fría que la interior, ya que el aire tiende a subir. Si es tu caso, deberás purgarlo para evitar que la factura aumente innecesariamente, pero también para eliminar esos molestos ruidos debidos al aire.

Cómo purgar un radiador

Es importante recordar que el purgado se debe efectuar siempre con el sistema de calefacción apagado. El radiador debe estar frío para que la bomba de la caldera no mueva el agua y por tanto el aire acumulado en el interior. Una vez la calefacción esté apagada y el sistema frío, sigue estos pasos:

  • 1

Cierra la llave de paso de agua al radiador que vayas a purgar. Lo mejor es comenzar por el que esté ubicado más cerca de la caldera.

  • 2

Coge una llave inglesa o destornillador, y ayudándote de él gira la válvula del purgador que se encuentra en la parte superior.

  • 3

Coloca un pequeños recipiente o vaso en la parte inferior de la válvula para recoger el agua que salga a través de la misma.

  • 4

Mantén la válvula abierta hasta que empiece a salir agua de forma constante, sin gorgoteos.

  • 5

Repite el proceso en cada uno de los radiadores de la vivienda.

  • 6

Una vez terminado el purgado de los radiadores, revisa la presión de la caldera. Las calderas suelen tener un manómetro con una parte coloreada en verde, que es donde debe colocarse la aguja. Si no se encuentra en esa zona, corrige la presión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos