8 trucos sencillos para ahorrar en tus facturas de gas

8 trucos sencillos para ahorrar en tus facturas de gas

Aprende a calentar tu casa por menos dinero gracias a estos pequeños y útiles consejos

C. B.

Las facturas de gas son una de las principales fuentes de gasto de los hogares en invierno. Con la llegada de las bajas temperaturas el uso de la calefacción se dispara, lo que aumenta considerablemente las facturas. Es por ello que encontrar formas que permitan no gastar más de la cuenta puede suponer un gran cambio a final de mes.

Algunas claves pueden ser de utilidad para evitar grandes desembolsos en las facturas de gas durante los meses de frío. O lo que es lo mismo, para calentar la casa por menos dinero.

  • 1

No hace falta que tu casa esté a 24 grados. La temperatura idónea de una vivienda oscila entre los 19 y los 21 grados, dependiendo de lo friolero que se sea. Es importante recordar que cada grado que aumentemos puede llegar a suponer entre un 5 y 7 % más de consumo, que irremediablemente se verá reflejado en la factura.

  • 2

Cuando venga gente a casa puedes optar por bajar el termostato unos cuantos grados. Con las visitas, el calor humano hace su papel y las habitaciones se calientan rápidamente, sobre todo durante las comidas o cenas. Esos dos o tres grados menos supondrán un ahorro a final de mes.

  • 3

No es necesario tener la calefacción encendida siempre. Aprovechas las horas de sol puede contribuir a ahorrar bastante a final de mes. Recuerda correr las cortinas y subir las persianas de las estancias que den al exterior en las horas en las que los rayos del sol incidan en ellas, porque esto contribuirá a calentar las estancias durante el día.

  • 4

Si sales a comer o cenar fuera, no olvides apagar la calefacción. Sobre todo si sales por la noche y volverás a la hora de dormir, ya que si te vas rápidamente a la cama no necesitarás encenderla. No todo el mundo cuenta con un termostato con temporizador, pero si es tu caso, no dudes en usarlo y establece el encendido para poco antes de tu llegada para poder apagarla antes de ir a dormir, con tu casa calentita.

  • 5

Evita calentar las habitaciones vacías. Utiliza la apertura y cierre de los radiadores para que funcionen únicamente en las estancias en las que vas a estar. Muchas viviendas tienen múltiples habitaciones que no siempre están ocupadas: si no va a hacer nadie, no es necesario gastar dinero en calentarlas.

  • 6

Si consigues ser previsor puedes abrir el radiador de la habitación a la que irás más tarde con unos 15 minutos de antelación para calentarla. Por ejemplo, antes de ir a dormir puedes encender el radiador de la habitación y apagar el del salón, pues aunque te quedes en esta estancia durante 15 minutos más el calor residual será suficiente.

  • 7

Mantén tu calefacción en buen estado. Si notas ruidos extraños puede que necesites purgar tus radiadores. Si no sabes cómo hacerlo, aquí encontrarás algunos consejos.

  • 8

Por último, no deseches los recursos caseros. No es necesario estar en manga corta en casa en invierno, Las mantas pueden ser tus grandes aliadas: te ayudarán a estar a gusto con temperaturas ligeramente inferiores, logrando un ahorro considerable. Lo mismo ocurre con las alfombras, sobre todo si el suelo de la casa no es de madera.

También te puede interesar...

Fotos

Vídeos