Las Provincias
Cosas Practicas

Cómo quitar o evitar las manchas de desodorante en la ropa

Cómo quitar o evitar las manchas de desodorante en la ropa
/ Krzysztof Szpil
  • Este producto es necesario para salvaguardar la higiene personal, pero aplicarlo puede resultar una pesadilla por las marcas que deja

Durante el verano se suda más de lo normal y el uso del desodorante se dispara como la espuma pese a ser un producto que se utiliza con asiduidad a lo largo del año. Muchas veces las prisas o escoger una marca inadecuada pueden causar manchas difíciles de quitar que suelen impregnar la camiseta durante todo el día. Sin embargo, hay una serie de remedios que pueden evitar este tipo de molestias o remediarlas una vez ya están hechas.

Lo primero que hay que hacer nada más se ha utilizado un desodorante es dejar que se seque para evitar que no deje manchas en la ropa. Lo ideal es aplicarlo unos minutos antes de salir, siempre con un poco de tiempo, para evitar que las prisas impidan poder seguir este sencillo paso. No todos los desodorantes son iguales, y por ello es aconsejable leer las instrucciones y conocer de qué elementos está compuesto cada uno. Dependiendo del tipo de piel se debe o no utilizar ciertos productos, especialmente en el caso de las pieles sensibles.

Una vez el mal ya está hecho es imprescindible actuar cuanto antes y no dejar que la mancha se reseque para evitar que acabe volviéndose más resistente con los días. Uno de los remedios más eficaces y sencillos es el de utilizar agua con sal. Para hacerlo tan sólo es necesario poner en un cubo 1 litro de agua caliente con 4 cucharadas de sal y aplicarlo únicamente en la zona afectada. Si la mancha es muy reciente, la mejor solución es utilizar el vinagre y frotar encima de la mancha. Las prendas blancas son las más delicadas y propensas a mostrar cualquier tipo de mancha. En este caso aplicar un poco de limón mezclado con agua es la mejor solución.

Una vía poco conocida es la de las aspirinas. Basta con deshacer en polvo 2 aspirinas y verterlas en un vaso de agua tibia. Otra receta para los casos más drásticos es tirar mano del bicarbonato. Se necesita jabón en barra, 2 cucharadas pequeñas de bicarbonato, agua caliente, 1 taza y un cepillo suave. Siempre hay que aplicarlo sobre la mancha e intentar que nunca se salga del perímetro, ya que la ropa podría estropearse y acabaría siendo peor el remedio que la enfermedad.