Protocolo en la mesa: ¿conoces el lenguaje de los cubiertos?

La posición de cuchillo, tenedor y cuchara puede indicar que nos ha gustado la comida, que no queremos que los camareros retiren todavía el plato o que no ha sido de nuestro agrado, entre otros

C. BENLLOCH

¿Sabías que dependiendo de cómo dejes los cubiertos sobre el plato al terminar una comida o cena podrías estar indicando tu opinión sobre la misma? Aunque mucha gente desconoce el protocolo que esconden los cubiertos, la posición en la que los colocamos puede expresar varias cosas. Hay todo un lenguaje no escrito en torno a los cubiertos en la mesa, que puede indicar que nos ha gustado la comida, que no queremos que los camareros retiren todavía el plato o que no ha sido de nuestro agrado, entre otros.

Por ejemplo, si estás comiendo un plato y quieres hacer una pausa pero no quieres que el camarero retire el plato, deberás colocar los cubiertos apoyados sobre el plato, cada uno en su respectivo lado (el tenedor a la izquierda y el cuchillo a la derecha).

Cuando hayas decidido que has terminado con un plato, para indicar al camarero que puede retirarlo deberás colocar ambos cubiertos a la derecha, en paralelo. El tenedor siempre debe tener las puntas hacia arriba, el cuchillo el filo hacia dentro y si el plato es de cuchara, la forma cóncava siempre hacia arriba.

Para indicar nuestra opinión sobre la comida, la posición de los cubiertos también es de utilidad. Los cubiertos en paralelo sobre el plato, colocados de forma horizontal, indican que opinamos que la comida ha sido excelente. Los cubiertos colocados uno a cada lado, de forma oblicua y cruzándose justo en la parte superior indica que el plato no ha sido de nuestro gusto; situados en forma de cruz perfecta y cruzándose en el centro del plato indican que deseamos pasar al siguiente y en paralelo de forma vertical informan al servicio de que hemos terminado con el plato.

Fotos

Vídeos