Estás en: >

Cosas prácticas

> Cuatro reglas de oro para reducir tus gastos

Cuatro reglas de oro para reducir tus gastos

08.12.2011 - 14:18 h. -


Cómo ahorrar y reducir gastos

Cómo ahorrar y reducir gastos

FINANZAS.COM.-

Apretarse el cinturón y recortar gastos no es solo cosa del Gobierno porque cada vez son más las personas que llegan a final de mes con números rojos en la cuenta corriente. Al contrario de lo que pueda parecer, el problema tampoco consiste en ingresar más. La clave está en el buen uso del dinero. En el fondo, quien no sabe administrarse con 1.000 euros tampoco sabrá con 2.000 y menos con 10.000; la historia está llena de personas que han dilapidado una fortuna recibida por azar o herencia.

Esta es una de las principales ideas que explica el economista y presentador del programa de televisión “Ajuste Cuentas”, Vicens Castellano, en el libro “Controla tu dinero: Claves de la economía personal y familiar para torpes”, publicado por la  editorial Anaya. Así, para darle al dinero un buen uso, la obra propone cuatro sencillas reglas de oro para recortar los gastos y unos sencillos trucos para evitar que se disparen una vez metidos en vereda.

1.- Clasifica tus gastos: Partidas negociables e innegociables

Tal y como explica Castellano, siempre hay algunos gastos que son más difíciles de negociar que otros. Así, las partidas con las que normalmente hay poco que hacer son la letra de la hipoteca, la del crédito del coche o la cuota de la tarjeta de crédito. Pero las demás partidas serán negociables en el sentido de que se puede conseguir el mismo servicio o bien a un precio menor “si haces una elección adecuada”.

Por ejemplo, puedes hablar con tu casero si estás en alquiler y pedir un descuento temporal de cuota, puedes comprar la comida que necesitas de manera más económica, puedes encontrar un proveedor de teléfono más barato, etc. “En esta vida casi todo es negociable, y una de las mejores inversiones de tu tiempo que puedes hacer es aprender habilidades de negociación profesional. Si eres capaz de mejorar en medio punto el interés de tu hipoteca porque has negociado adecuadamente, estarás ahorrando una cantidad notable de dinero”, apostilla Castellano.

2.- Planifica:

Una de las maneras con las que aumenta el nivel de gastos es con la improvisación. “Pasas delante de un producto que no necesitas y de repente sientes que tienes que comprarlo”, explica el experto. Puede tratarse de algo tan pequeño como una revista pero también de un coche nuevo. En ambos casos se enciende la llama del deseo y es probable que compres la revista o que pidas más detalles del coche.

Así, el primer enemigo para reducir los gastos es la impulsividad, que según el economista se puede combatir con planificación. “Vas a tomar la decisión de no comprar nada que no hayas decidido por adelantado que necesitas”. Esto exige dos cosas, en primer lugar, hacer una relación de todo lo que hace falta y en segundo lugar un firme compromiso para posponer las decisiones impulsivas.

Se trata, en resumen, de hacer una relación de todo lo necesario e imprescindible para pasar el mes y retrasar aquello que no esté en la lista.

3.- Presupuesta:

La idea obvia es conseguir que tus gastos sean menores que tus ingresos con el sano objetivo que siempre quede un excedente para mejorar la situación personal. El truco está en hacer un cálculo estimado del coste que tiene adquirir los bienes que previamente se han planificado y calificados como necesarios, presupuestando luego una cantidad para ese fin y dejando todo lo demás de lado.

Por ejemplo, si tus ingresos son de 1.300 euros y tienes unos gastos innegociables de 900 euros te quedan 400 euros para hacer frente a tus otras necesidades. Pero como se trata de que quede un excedente, necesitas “utilizar tu ingenio para reducir esos 400 euros” aún más. Lo que recomienda Castellano es que como mínimo haya un excedente del 10% de los ingresos, cifra que en el ejemplo anterior sería de 130 euros. Por tanto, hay que intentar satisfacer las necesidades negociables con 270 euros. “Ese es tu presupuesto y aquí comienza el juego”.

4.- Descuentos-Ofertas

Una manera sencilla de conseguir reducir tus gastos es a través de los descuentos. Por ejemplo, comprando un envase más grande o una cantidad mayor. A veces, lo más fácil para conseguir descuentos es, sencillamente, pidiéndolos. ¿Qué tengo que hacer para conseguir un descuento en estos productos? Quizás lo que te digan encaje en tus posibilidades.

Pero también se pueden reducir gastos aprovechando las ofertas. Eso sí, mucho cuidado con comprar cosas que no se hayan planificado con antelación. “Lo que no quieres hacer es comprar productos que no necesitas y que no te ayudarán a conseguir tus objetivos, simplemente porque están de oferta. Si no los necesitas, el mejor ahorro que puedes lograr es no comprarlos”.

Y unos trucos generales para disminuir los gastos

  • Alimentación: Ve a comprar con el estómago lleno. Está demostrado que si haces la compra sin haber comido terminarás comprando más de lo que necesitas. Compra productos lo menos procesados posibles, porque los productos elaborados son más caros.
  • Suministros: Negocia todos tus suministros, busca empresas que te ofrezcan precios más reducidos, desde tu proveedor de Internet y teléfono hasta los del gas o la luz. Utiliza bombillas de bajo consumo, asegúrate de tener ventanas y puertas bien aisladas, no calientes las habitaciones que no necesites, apaga la calefacción cuando te acuestes, pon lavadoras con la carga llena, plancha toda tu ropa a la vez, conduce de forma más suave.
  • Ropa: Aprovecha las rebajas para hacer compras planificadas, compra a finales de verano la ropa que necesitas para el próximo verano, intercambia ropa con tus amigos, haz elecciones que sean fáciles de combinar, elije siempre pensando en un fondo de armario para toda la temporada, etc.
  • Ocio: La primera sugerencia es ponerse en contacto con el ayuntamiento de tu ciudad, donde te pueden informar de las ofertas de ocio gratuitas o con descuento. Generalmente, hay muchas ofertas disponibles que suelen ser desconocidas para la gran mayoría de las personas. Otra opción interesante es apuntarse a las páginas web que ofrecen descuentos. Otra alternativa gratificante es implicarse en acciones sociales. Pero en general, Castellano explica que es importante hacer ver que el ocio no tiene que ver con gastar sino con el tiempo de calidad que puedes pasar con las personas que te importan o contigo mismo.

Noticias relacionadas

TAGS RELACIONADOS
lasprovincias.es