«Me importa un pito»: ¿por qué utilizamos esta popular expresión?

«Me importa un pito»: ¿por qué utilizamos esta popular expresión?

Además de ésta, se han popularizado otras similares finalizadas con palabras como «pimiento», «bledo», «comino», «pepino» o «rábano»

C. B.

Seguramente has escuchado alguna vez la expresión "me importa un pito". La utilizamos para hacer referencia a algo a lo que no damos la más mínima importancia o credibilidad. Pero, ¿de dónde viene esta expresión tan popularizada?

El origen

Una de las teorías sostiene que procede del lenguaje militar, pues el "pito" (también llamado "pífano") era el nombre que se le daba al chico que tocaba dicho instrumento en el ejército. Se dice que este joven no era muy respetado y no se le tenía muy en cuenta, algo que se reflejaba en su paga que era muy baja. Esta sería la razón por la que habría dado lugar a la expresión popular significando que se le da poco valor a un asunto.

Otra teoría recoge que el origen estaría relacionado con el propio instrumento, pues el pito es uno de los más económicos y de fácil elaboración, y por ello uno de los más extendidos y también olvidados. Todo el mundo tiene o ha tenido uno que probablemente acabara olvidado en un cajón o incluso en la basura.

También te puede interesar...

Por otro lado, la expresión también podría hacer referencia al "pito del sereno". La figura del sereno cumplía varias funciones, entre las que se encontraban dar las horas en punto, anunciar el parte meteorológico, ayudar a los transeúntes, el aviso de incendios o garantizar la seguridad ahuyentando a los delincuentes. Para tales funciones, el sereno utilizaba un silbato. Sin embargo no gozaba de mucha credibilidad, y por tanto los delincuentes hacían caso omiso del mismo. Esto está relacionado con el origen de la expresión "tomar por el pito del sereno", que se utiliza cuando para expresar que se hace caso omiso de las indicaciones de alguien. Al decir "me toman por el pito del sereno" queremos indicar que no se está teniendo en cuenta nuestras opiniones, consejos u órdenes.

Muchas variantes

En la lengua castellana son muy frecuentes las expresiones de este tipo. Además de ésta, se han popularizado otras similares finalizadas con palabras como "pimiento", "bledo", "comino", "pepino" o "rábano". Todas ellas tienen el mismo significado, y las empleamos para decir que algo nos trae sin cuidado o nos importa poco. En la mayoría de los casos, el objeto nombrado al final de la frase destaca por su poco valor. Así, el bledo es una planta de tallo rastrero comestible, aunque poco apreciada; el comino es una planta cuyas semillas son muy comunes y pequeñas; y el rábano, el pepino y el pimiento son verduras al alcance de cualquiera.

También te puede interesar...

 

Fotos

Vídeos