Las Provincias
Cosas Practicas

Por qué no debes meter bastoncillos en tus oídos nunca más

Por qué no debes meter bastoncillos en tus oídos nunca más
  • Introducir estos elementos puede resultar muy peligroso, y existen otras manera mucho más seguras de limpiar el exceso de cera

Probablemente te hayas limpiado alguna vez los oídos ayudándote de un bastoncillo. Puede parecer una manera sencilla de eliminar el exceso de cera, pero en realidad puede ser peligroso.

El uso de estos bastoncillos -o cualquier elemento que haya que introducir físicamente en el oído para sacar el excedente de cera- puede causarnos diversos problemas.

La cera presente en nuestros oídos está ahí por una razón: el cuerpo humano es muy sabio, y produce esta sustancia para prevenir la sequedad, el picor o la descamación que pueden producirse en el interior de nuestras orejas. Si limpiamos el conducto con un bastoncillo eliminaremos la cera, pero con ella todas esas barreras protectoras.

Pero ese no es el problema más grave que puede causarnos usar bastoncillos. Cuando tratamos de eliminar la cera, en gran medida estamos empujándola hacia dentro, acumulándola involuntariamente más profundamente en el tímpano, con lo que podemos crear un tapón. También puede ocurrir que introduzcamos el bastoncillo demasiado adentro en el conducto, lo que puede hacer que dañemos involuntariamente su interior.

Tanto el tapón como un bastoncillo introducido demasiado profundo son casos que pueden provocar lo que sería el mayor problema: la rotura de algún elemento que se encuentra en el interior de nuestro oído. Por ejemplo, de nuestro tímpano o de los huesos del equilibrio.

Cómo eliminar la cera de manera segura

Los expertos recomiendan utilizar una toalla o gasa ligeramente humedecida para limpiar el exeso de cerumen. Podemos ayudarnos de un dedo para eliminar la cera que se encuentre en la parte exterior.

Hay que recordar que nuestros oídos tienen su propia capacidad de limpieza, que se efectua desde el interior hacia el exterior. Por eso nunca hay que limpiar en la parte profunda, nuestros oídos se encargarán de sacar el excedente hacia fuera y podemos limpiarlo como anteriormente se ha descrito.