Las Provincias
Cosas Practicas

¿Por qué somos infieles?

¿Por qué somos infieles?
  • La ciencia señala algunos motivos por los que se llevan a cabo los engaños a las parejas

Con España entre los países a la cabeza de Europa en infidelidad, se plantea una pregunta: ¿qué hace que una persona sea infiel a su pareja? Esta fue precisamente la pregunta que se hicieron un grupo de científicos ante la proliferación de los sitios web especializados en encontrar pareja del estilo Ashley Madison.

La investigación, realizada en la Universidad de Washington, asegura que sostener una relación sentimental con una única pareja durante un largo periodo puede llegar a volverse aburrido para uno de los miembros, y por tanto fomentar la infidelidad. Los infieles, al parecer, no buscan un nuevo romance sino diversión, emociones nuevas y aventuras sexuales.

Los estudios realizados en dicha universidad indican que la mayoría de las mujeres que se unen a webs de citas o de encuentros sexuales no están satisfechas con su relación, pero tampoco quieren el divorcio o separarse por completo de sus parejas, sino que tan solo buscan emoción. Es decir, que las mujeres que buscan la infidelidad lo hacen de manera intencional. En cambio, los hombres no buscan voluntariamente ser infieles, sino que terminan involuncrándose sin querer.

Además, el estudio concluye también que las personas que practican la infidelidad con frecuencia son más felices dentro de sus matrimonios o relaciones, aunque la investigación no permite concluir si el hecho de engañar a sus parejas es una causa o una consecuencia.

Algunos estudios genéticos también han concluido que la genética está estrechamente relacionada con la infidelidad. El gen DRD4 es el involucrado de la producción de dopamina -generada por el cerebro cuando siente placer- y algunas investigaciones lo han relacionado con la infidelidad. Las personas con alelos largos del gen DRD4 son dos veces más propensos a ser infieles.

En cuanto a las mujeres, además de este gen hay otro que también interviene en la infidelidad. Es el AVPR1A, responsables de la generación de la vasopresina, relacionada con la confianza, la empatía y la unión sexual. Estudios han demostrado que el 40 % de las mujeres que tenían variantes de este gen eran más propensas a ser infieles.

Temas