Las Provincias
Cosas Practicas

¿Por qué no tengo hambre por la mañana?

¿Por qué no tengo hambre por la mañana?
  • No tener apetito al despertar es un problema común al que hay que dar solución, ya que el desayuno es muy importante

Se ha repetido miles de veces: el desayuno es considerado la comida más importante del día ya que el la que nos permite cargar el cuerpo de energía. También es el responsable de activar nuestro metabolismo para quemar grasas durante las siguientes horas.

Sin embargo, hay personas que no tienen apetito por las mañanas, lo que convierte en tarea difícil activar de esta manera el metabolismo. Muchas de estas personas, además, se fuerzan a comer por las mañanas lo que resulta muy desagradable.

Por qué podemos no tener hambre por la mañana

La grelina es una hormona que se ocupa de avisar al cuerpo cuando debe tener hambre. Cuando esta hormona se segrega en nuestro cuerpo, nuestro sistema digestivo se prepara para comer, liberando los jugos gástricos e iniciando el movimiento de los intestinos. Esto quiere decir que el apetito es controlado por los picos de grelina, por lo que si no se segrega, no tenemos apetito.

Puede ocurrir que si no estamos acostumbrados a desayunar, nuestro cuerpo entienda que no es necesario prepararse para comer a esa hora, por lo que no segrega la mencionada sustancia a estas horas. Establecer hábitos alimenticios es importante para que nuestro cuerpo trabaje correctamente y produzca grelina con regularidad.

Aunque pueden haber otras causas:

- Cenar demasiado puede hacer que no tengamos hambre a la mañana siguiente

- Llevar horarios diferentes cada día, dormirse y despertarse a horarios distintos puede provocar que nuestro cuerpo no sepa cuando debe producri grelina

Qué podemos hacer

Si formas parte de este grupo de personas que se levantan con el estómago cerrado, debes reeducar tu cuerpo para enseñarle que a esa hora debe abrir el apetito. Para ello lo mejor que puedes hacer es establecer hábitos alimenticios fijos, comer y cenar cada día en los mismos horarios. Los primeros días quizá desayunar a horas tempranas puede resultar duro, pero poco a poco conseguirás acostumbrar tu estómago a que debes comer a esa hora.

Si notas que esto no funciona puedes acudir a tu médico y explicarle el problema. Existen complementos alimenticios que ayudan a abrir el apetito, tu médico considerará en cada caso si los necesitas y durante cuánto tiempo deberás tomarlos para acostumbrar tu cuerpo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate