Alimentos para mantener el calor bajo control durante los meses de verano

Alimentos para mantener el calor bajo control durante los meses de verano

Algunos alimentos pueden influir en la capacidad que tenemos los seres humanos para regular nuestra temperatura, aunque no son los que esperabas

C. BENLLOCH

Los seres humanos regulamos la temperatura mediante un proceso que consume parte de la energía que obtenemos de la comida. Gracias a este mecanismo termorregulador somos capaces de mantenernos a una temperatura más o menos constante que ronda los 36 grados centígrados, ya estemos en pleno invierno o rodeados de un calor sofocante en verano.

Algunos alimentos pueden influir en la capacidad que tenemos los seres humanos para regular nuestra temperatura, incrementándola o disminuyéndola. La clave está en la energía que el cuerpo necesita para digerirlos. La mayoría de personas hubiera pensado que los alimentos frescos, como el helado, ayudan a bajar la temperatura de nuestro cuerpo, pero es justamente al revés. Estos son algunos de los productos que podemos consumir durante los meses de verano y que nos ayudarán a mantener el calor bajo control. Algunos probablemente te sorprenderán.

Frutas o alimentos con alto contenido en agua

Cuánta más cantidad de agua contenga un alimento, más contribuirá a bajar nuestra temperatura corporal. La sandía es perfecta porque es un 90% agua, y no cuesta nada de digerir por lo que no requiere casi energía por parte de nuestro organismo para hacerlo, reuniendo así las dos principales condiciones para ayudarnos a controlar el exceso de calor.

Verduras

Cualquier verdura de hoja es, en su mayor parte, agua. Igual que ocurre con la sandía, son fáciles de digerir y no consumen extra de energía en el proceso.

Alimentos picantes

Este tipo de alimentos provocan sudoración, lo que contribuye altamente a la regulación de la temperatura y a una sensación de enfriamiento. Por algo son un alimento típico de países cercanos al ecuador y de aquellos en los que hace mucho calor. Influyen en la transpiración, tras lo cual la persona experimenta una sensación de frescor.

Bebidas calientes

Como té o café, por ejemplo. Cuando ingerimos cosas calientes, en la boca y la garganta se desencadena una reacción de sudor que pone a trabajar a nuestro organismo para bajar nuestra temperatura corporal. No es de extrañar que en países como Marruecos o India, el té se consuma caliente incluso en pleno verano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos