Cómo mantener correctamente tu botiquín frente al calor

Cómo mantener correctamente tu botiquín frente al calor
SALUD

Los medicamentos también sufren el verano. Estas claves pueden serte de gran ayuda para mantenerlos correctamente

C. BENLLOCH

El calor no perdona. Los medicamentos no son una excepción, por lo que es importante mantener correctamente nuestro botiquín para evitar que algunos productos se echen a perder por las altas temperaturas. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recuerda que según el tipo de fármaco pueden resultar más o menos resistentes al calor, así que es posible que en algunos casos necesites tomar medidas para protegerlos.

Igual que guardamos la comida que podría estropearse en el frigorífico o utilizamos un ventilador para mantenernos frescos a nosotros, es importante no olvidarse del botiquín. Un medicamento en mal estado debido al calor puede ser peligroso, y por eso la OCU ofrece algunos consejos sobre cómo mantenerlos. Lo primero es hacer un repaso a los que tenemos almacenados y consultar los prospectos para conocer las condiciones específicas que necesita cada uno.

De 2ºC a 8ºC

Estos deben estar siempre en el frigorífico, o sea que son los que menos van a notar el aumento de las temperaturas. Eso sí, intenta que el tiempo que pase entre el momento de sacarlos de la nevera y su consumo sea el menor posible.

Menos de 25 o 30ºC

La OCU recoge en su web que, aunque es verdad que en la caja o prospecto pone que necesitan mantenerse a menos de 30ºC, numerosos estudios han demostrado que pueden soportar los 40ºC durante varias semanas. Con estos medicamentos no necesitarás tomar ninguna medida especial, aunque si puedes evitar exponerlos directamente al sol, mucho mejor. Escoge un lugar a la sombra y fresco, como dentro de un armario, para almacenarlos.

Los verdaderamente problemáticos

Algunos medicamentos pueden resultar especialmente sensibles al calor debido a su formato de presentación, como por ejemplo los supositorios, los óvulos vaginales o algunas cremas. Desde la OCU avisan de que el calor puede alterar sus excipientes provocando que se derritan o se vuelvan demasiado líquidos, y recuerdan que al menor indicio de que su forma habitual ha cambiado es necesario tirarlos.

También te puede interesar...

Fotos

Vídeos