Picaduras en el mar, ¿cómo actuar?

SALUD

Medusas, peces araña, erizos... Hay que tener mucho cuidado pues sus picaduras resultan muy dolorosas y molestas, y si no se tratan adecuadamente pueden dejar marcas en la piel

C. BENLLOCH

El verano trae consigo el sol, las vacaciones, las visitas al mar... Pero también picaduras de medusas, peces araña o erizos, entre otros. Sus picaduras pueden resultar muy molestas, pudiendo llegar a fastidiar por completo hasta el mejor día de playa. Es importante saber cómo actuar para reaccionar deprisa, ya que ante este tipo de situaciones la clave es actuar rápidamente y con eficacia.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recomienda que si hay un puesto de socorro cerca, lo mejor es dirigirse directamente ahí. Los profesionales sabrán como tratar cada caso de la mejor manera. Desde la OCU también recuerdan que no hay que fiarse de cualquier persona que se encuentre en la playa, aunque ésta asegure que sabe del tema, puesto que lo que puede ser bueno en una circunstancia puede ser malo en otra.

Picaduras de medusa

Son las más comunes en verano. Cuando nos pica una medusa, en la zona donde se ha producido el contacto aparece rápidamente un eritema muy doloroso, inflamado y con aspecto similar a una ampolla. Desde la OCU recuerdan que la reacción puede ser muy variable, porque los tentáculos de la medusa segregan distintos tipos de toxinas según la especie de que se trate. No obstante, las medusas que frecuentan las costas españolas no suelen causar más que el molesto picor e inflamación.

Los expertos aseguran que lo principal es que no toquemos la zona afectada con nuestras manos si no queremos que se extienda, y por tanto que el dolor se multiplique. Es decir, que por mucho que te pique o duela, no se te ocurra rascarte. Lo primero que hay que hacer es lavar la zona con agua salada, nunca con agua dulce -ésta aumenta la liberación del veneno y provocará que duela más-. Puedes aplicar hielo para aliviar la molestia, pero evita que entre en contacto directo con la piel por si se derrite. Si la inflamación es grande, acude al médico para que trate tu caso concreto, y no olvides vigilar la herida porque podría infectarse.

Picadura de pez araña

El pez araña o pez escorpión es un habitual de nuestros mares, y puede llegar a acercarse bastante a las costas. Se mete en la arena, mimetizándose con ella, por lo que muchas veces es difícil verlo y por tanto evitarlo. Estos peces pinchan con sus espinas dorsales, y su picadura es muy dolora debido al veneno. En la zona de contacto aparece enrojecida e hinchada, y en casos extremos puede llegar a provocar fiebre, vómitos o náuseas. Las medidas a tomar ante una picadura de este tipo son lavar la zona con agua y sumergirla en agua caliente durante unos 30 minutos -la toxina es sensible al calor-. Seguidamente lo mejor es acudir al médico para que valore la herida y pueda proporcionar el tratamiento más adecuado.

Picadura de erizo

Viven en los fondos rocosos, y si los pisamos o colocamos la mano sobre ellos sin querer sus espinas, que son muy frágiles, se desprenden y se clavan en la piel. El primer paso es sacarlas usando una pinza, es importante poner mucho cuidado para que no se rompan o se partan. Lo mejor es acudir al médico en cualquier caso para que valore la herida, pero es especialmente importante en los casos en los que no se logre retirar por completo las espinas.

Fotos

Vídeos