Reducir el colesterol después de los excesos del verano

Se trata de un problema de salud que cada día afecta a más personas, y que es importante mantener a raya

LAS PROVINCIAS

El colesterol es un esterol (lípido) que se encuentra en los tejidos corporales y en el plasma sanguíneo de los vertebrados. Pese a que las cifras elevadas de colesterol en la sangre tienen consecuencias perjudiciales para la salud, es una sustancia esencial para crear la membrana plasmática que regula la entrada y salida de sustancias en la célula.

Colesterol bueno versus colesterol malo

El HDL (popularmente conocido como colesterol bueno) son las lipoproteínas de alta densidad, responsables de la eliminación del exceso de colesterol. Evita que las arterias se obstruyan y transporta el exceso de colesterol al hígado para que éste se encargue de eliminarlo.

El LDL (conocido como colesterol malo) es una lipoproteína formada tanto por lípidos como por proteínas. Es preferible que el LDL sea bajo. En general, el nivel se considera demasiado elevado si es de 190 mg/dL o mayor.

Consejos para reducir el colesterol

'El Dietista' ofrece algunos consejos para disminuir el colesterol, algo especialmente importante después de épocas en las que hacemos excesos, como el verano o durante las Navidades.

- Restringir la ingesta de alimentos ricos en colesterol, como por ejemplo los huevos.

- Retirar la grasa visible de la carne antes de consumirla.

- En la medida de lo posible evitar el consumo de embutidos, como fuet, chorizo, morcilla, salchichón... Es preferible optar por jamón ibérico, aunque con moderación.

- Priorizar el consumo de aves frente al cordero. Es importante evitar carnes grasas y sobre todo quitar la piel.

- Las partes magras del cerdo, como el lomo, son aconsejables.

- El pescado azul fresco puede ser de gran ayuda para reducir el colesterol. Caballa, atún, arenque, trucha, salmón... pueden ser grandes aliados. Es bueno comer pescado por lo menos 3 días a la semana.

- Eliminar la bollería industrial de la dieta.

- Evitar comidas fritas.

- Moderar el consumo de quesos, mantequilla o cualquier derivado lácteo graso.

- Los frutos secos son buenos para deshacerse del exceso de colesterol. En especial las nueces, pues son ricas en ácidos grasos Omega 3.

- Practicar ejercicio físico regular, como paseos de al menos 30 minutos con frecuencia.

- Aumentar el consumo de fruta y verdura.

Fotos

Vídeos