Seis malos hábitos que dañan los dientes

Seis malos hábitos que dañan los dientes
SALUD

Muchas acciones cotidianas pueden resultar nocivas para la salud de nuestras piezas dentales

C. B.

Los dientes son para toda la vida. Cuando, de niños, perdemos los dientes de leche, debemos ser conscientes de que los nuevos estarán con nosotros para siempre, por lo que es importante cuidarlos correctamente. Aunque los cepillemos a diario, existen numerosas acciones cotidianas que pueden resultar nocivas para nuestra salud dental, y que van más allá de mantener una correcta higiene bucal. Algunas de ellas son cosas tan comunes utilizar los dientes para abrir una botella, mordisquear un bolígrafo o un mal cepillado. Estos son algunos consejos para cuidar nuestra boca:

  • 1

Los dientes no son herramientas

Es tentador utilizar los dientes para abrir una botella cuando parece imposible hacerlo con las manos. Con ellos hacemos de todo: romper plásticos, abrir tapones de botellas, cortar celo, cinta americana o hilos... Sin embargo hay que recordar que los dientes no son herramientas, y no es bueno convertir el uso de los mismos en un hábito en este sentido. Además causar un desgaste innecesario y de resultar peligroso (algunas acciones pueden provocar la rotura de un diente), favorece la entrada de bacterias en nuestra boca, lo que no es en absoluto recomendable.

  • 2

Los bolígrafos no se comen

Es una costumbre muy común, sobre todo en niños y adolescentes, el mordisquear las tapas de los bolígrafos mientras están en clase. Las personas que sufren de ansiedad también suelen hacerlo. Como en el caso anterior, favorece la entrada de bacterias en nuestra boca y provoca el desgaste de las piezas dentales, de forma que es más fácil que se muevan o quiebren.

  • 3

Cepíllalos correctamente

El cepillado de los dientes debe hacerse con energía, pero siempre con cuidado de no dañar las encías. Muchas personas creen que cepillarse los dientes correctamente es sinónimo de cepillarlos con fuerza, lo cual no es cierto. Cepillarlos más fuerte no hará que queden más limpios, pero sí puede lastimar las encías y causar daño en el esmalte de los mismos, conduciendo a la hipersensibilidad o la retracción de las encías, problemas muy comunes.

  • 4

Cuidado con rechinar los dientes

Este hábito se realiza muchas veces de forma inconsciente, sobre todo cuando estamos dormidos. El problema es que la costumbre de rechinar o apretar los dientes desgasta las piezas dentales y puede causar tensión en la mandíbula, lo que podría conducir a dolores y molestias en la zona. Si se trata de un hábito que hacemos despiertos lo mejor es aprender a controlarlo. Si por el contrario es incontrolable debido a que lo hacemos dormidos lo mejor que acudir a un odontólogo para que nos asesore sobre cómo corregir el problema.

  • 5

Deja los mondadientes para las películas

Además de ser un hábito sumamente desagradable para las personas presentes, es malo para las encías. Estos palillos tienen puntas afiladas que pueden causar lesiones, por lo que lo mejor es dejar esta costumbre para los protagonistas de películas del oeste. En lugar de un palillo o mondadientes, utiliza hilo dental, pues están especialmente diseñados para limpiar las zonas inaccesibles.

  • 6

El café, con moderación

Beber café se ha convertido en toda una rutina matutina para muchas personas, pero hay que recordar que esta bebida mancha considerablemente los dientes -dando ese tono amarillo tan molesto-, por lo que conviene moderar su consumo y cepillar los dientes después de tomarlo, igual que hacemos después de las comidas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos