¿Es verdad que cambiamos todo nuestro cabello cada 7 años?

Existen muchos mitos y rumores sobre el pelo en Internet, y esta cuestión es una de las más recurrentes

C. BENLLOCH

Según la estación del año, y aunque no podamos definir con seguridad y certeza las razones, hay momentos en los que nuestro cabello parece más saludable que en otras. Parece tener más volumen, menos puntas abiertas, o simplemente parece que brilla más. Está claro que los productos que utilizamos o la frecuencia de visitas a la peluquería puede afectar, pero también es verdad que el pelo tiene su propio ciclo de vida.

Existe una creencia popular que reza que todo nuestro pelo se renueva por completo cada 7 años. ¿Qué hay de verdad en ella?

La frecuencia con que nuestro pelo se renueva es mayor. Un cabello nuevo suele durar entre uno y tres años, luego cae y en su lugar será ocupado por otro que tendrá una vida más o menos igual a la del primero. Pero esto se refiere a un solo cabello, individualmente hablando. ¿De dónde surge entonces la extendida teoría de los 7 años? Pues la explicación es la más obvia: como cada pelo cae y se renueva a su propio ritmo, los cálculos de los expertos asumen que tardaríamos cerca de 7 años en renovar todo nuestro cabello en tu totalidad.

En ese sentido, los expertos calculan que el 85% de nuestro cabello está en crecimiento (cerca de 1 centímetro al mes), mientras que el resto de nuestro pelo (el otro 15%) ha dejado de crecer y está preparado para caerse en cualquier momento y dejar paso a pelo nuevo. En ese sentido, nuestro cabello está en constante renovación, y es natural que caigan unos 100 pelos al día durante todo el año.

El ciclo de vida del pelo también afecta al grosor. Un pelo que está en crecimiento tendrá mayor grosor y fuerza, mientras que aquellos que estén preparados para caer se irán haciendo más finos. Esta puede ser la razón tras la cual no siempre notamos nuestro cabello con el mismo volumen, pese a tener siempre una cantidad de pelo muy similar.

Por otra parte, no podemos negar que en algunas estaciones notamos más la caída del cabello que en otras, como por ejemplo en primavera y en otoño. Y más allá de la caída estacional, hay otras causas que pueden precipitar la caída de nuestro pelo, como el estrés o la alopecia genética hereditaria, que puede afectar tanto a hombres como a mujeres. La alimentación, los cuidados del cabello o la hidratación también influyen en la "salud" y características de nuestro cabello.

Fotos

Vídeos