Las Provincias
Cosas Practicas
Curiosas infracciones de tráfico por las que podrían multarte

Las infracciones de tráfico más curiosas

  • Mirar al copiloto, conducir con una mano o llevar las orejas tapadas, entre otras actuaciones, está prohibidas por el Código de Circulación y conllevan una multa

Todos los conductores saben que saltarse un semáforo o pisar una línea continua supone una infracción y que conlleva una multa y la retirada de puntos del carnet. Lo que no todos saben es que otras acciones que muchos realizan habitualmente pueden suponer una infracción, algunas de ellas incluso graves.

A continuación se recogen algunos ejemplos, y sólo algunos, de estas curiosas y a menudo desconocidas sanciones que sí están registradas en el Reglamento General de Circulación y cuyas multas podrían llegar hasta los 6.000 euros:

Conducir con una mano o sacarla por la ventanilla. Es algo se suele hacer por comodidad, pero tanto aguantar el volante con una sola mano como sacar cualquier miembro por la ventanilla del coche podría costarle tanto al conductor como al copiloto una multa de 200 euros.

Copiloto mal sentado. Llevar los pies en el salpicadero o, en general, ir mal sentado suponen otros 200 euros de multa.

Discutir, mirar o besar al copiloto. Estas distracciones se pagan con 80 euros de multa, ya que suponen un peligro para la seguridad de todos los ocupantes del vehículo.

Conducir con tacones, chanclas o sin camiseta, así como descalzo. En general, no llevar una vestimenta adecuada y que pueda poner en peligro la seguridad se contempla como una falta en el Código de Circulación y la multa supone 200 euros.

Comer o maquillarse. También está regulado lo que el conductor hace en el tiempo que cambia el semáforo. Si se aprovecha para comer o retocarse el maquillaje, las autoridades podrían sancionarle con 100 euros. Si esto se hace mientras el vehículo está en marcha, la multa es de 200 euros, a lo que se suma la retirada de dos puntos del carnet.

Llevar la música muy alta. La multa por hacerlo cerca de un hospital u otra zona de descanso o de madrugada se sitúa entre los 80 y los 100 euros. Si se hace de forma reiterada, las multas han llegado a alcanzar los 2.500 euros.

Tocar el cláxon si no es absolutamente necesario. Hay que pensarse dos veces antes de saludar a alguien tocando el cláxon o avisar al conductor de delante de que el semáforo ha cambiado a verde, porque la multa cuesta 80 euros.

Circular por el carril izquierdo o central si el derecho está libre. Según establecen los artículos 29 y 31 del Reglamento General de Circulación estaríamos cometiendo una infracción, que podría ser sancionada con multa de 200 euros.

Llevar las orejas tapadas. Una multa de 200 euros y la retirada de 3 puntos cuesta llevar auriculares o hablar por teléfono, pero también llevar la mano en la oreja le costó a un conductor una sanción impuesta por un juez.

Hacer una peineta a otro conductor o morderse la uñas. Estas actuaciones que a menudo se realizan por instinto y sin pensar conllevan una sanción de 80 euros.