Así podrías librarte de una multa

SEGURIDAD VIAL

Todos los trucos y circunstancias que podrían evitar que tuvieras que pagar las sanciones

C. BENLLOCHValencia

Probablemente te ha sucedido alguna vez: dejas el coche en zona azul, pones el tiquet de la O.R.A., se pasa el tiempo y se te olvida renovarlo o llegas un poco tarde a por el coche. Resultado: una multa de 60 euros, de los cuales podrás ahorrarte 30 si la pagas en los días siguientes. Es una situación muy común, y es que las multas por aparcamiento, en zonas limitadas o por doble fila, son las más habituales. Le siguen las multas por velocidad y las impuestas por circular con el móvil al volante. Pero, si se da el caso, los errores de procedimiento, la caducidad o la atribución errónea podrían librarte de tener que abonar el importe.

Podrás librarte de una multa si...

  • 1

Te la comunican fuera de plazo

Cada tipo de multa tiene un plazo para ser comunicada al interesado. Pero en muchas ocasiones, sobre todo el Ayuntamientos de gran tamaño, la carga de trabajo provoca que las multas se notifiquen fuera de plazo. La Administración tiene, por ley, tres meses de plazo para comunicar a los infractores las sanciones leves como por ejemplo las de estacionamiento limitado, seis meses para las graves como hablar por móvil mientras se conduce y hasta un año para las muy graves, como sobrepasar en más de 50 % los límites de velocidad de la vía. Si llegan a tu casa más tarde de lo establecido habrán prescrito y no tendrás que pagarlas.

  • 2

No te cobran la multa a tiempo

Desde el momento en que la sanción es firme (si recurres o presentas alegaciones, este proceso debe estar terminado), tanto la Dirección General de Tráfico (DGT) como los Ayuntamientos cuentan con un periodo de tiempo de cuatro años para el proceso de cobro de la multas económicas, y de uno para el resto de sanciones. Si dicho plazo no se cumple ya no podrán cobrarla, porque la sanción habrá prescrito. Esto suele ocurrir cuando la carga de trabajo, como en el caso anterior, es elevada y no logran cumplir los plazos.

  • 3

Dan por hecho que tú eres el culpable

Si te llega una multa de tráfico a casa pero los agentes no te pararon en el momento en que se cometió la infracción, lo primero que debes recibir es una solicitud para que identifiques al conductor que iba a volante. Normalmente esta petición se viene junto a la carta que se recibe en el domicilio, pero en ocasiones, sobre todo en ayuntamientos pequeños, olvidan incluir esta solicitud. De no llegar junto con la notificación de la sanción, esto quiere decir que presuponen que el titular del vehículo es quien cometió la infracción, algo que no tiene por qué ser así. En esos casos puedes recurrir y solicitar que anulen la multa por "atribución arbitraria de responsabilidad".

  • 4

La multa tiene datos incorrectos

Recuerda comprobar que todos los datos -como marca, color, matrícula, modelo...- incluidos en la notificación de sanción son correctos. Chequea también el momento, lugar y fecha de la infracción por si hubiera algún error. Si alguno de los datos fuera incorrecto, ésta quedaría invalidada, aunque es posible que el ayuntamiento vuelva a remitirla con las correcciones oportunas. Si la matricula está mal anotada, puedes solicitar la anulación directa.

  • 5

La sanción es diferente a otra infracción idéntica

Las infracciones cometidas en idénticas circunstancias deben ser sancionadas con multas iguales, tanto en dinero como en puntos. Pero en ocasiones, ante infracciones iguales, un ayuntamiento quita puntos en una de ellas y no en otra, o pone distintas multas. Si es el caso, puedes recurrir la multa por "vulnerar el principio de igualdad ante la ley". Normalmente no retiran la sanción, pero en la mayoría de casos se logra rebajar la cuantía.

  • 6

El radar tiene el certificado caducado

En el caso de sanciones por exceso de velocidad en las que la prueba incriminatoria es la fotografía tomada por un radar, puede resultar interesante solicitar como prueba tanto la instantánea tomada por dicho radar y el certificado de verificación del mismo. Si se da alguna de estas circunstancias, podrías librarte de la multa.

- Si en la imagen aparecen dos vehículos, puedes pedir la nulidad de la multa por un error en la prueba.

- Si el certificado del radar está caducado, la multa tampoco será válida. Los aparatos deben revisarse y calibrarse cada año, y si ésto no se realiza el certificado estará caducado. Si se imponen multas sin que el radar esté en regla, no tendrán validez, como ya ocurrió en 2007 en un radar ubicado en Reus y del que se tuvieron que anular hasta 3.200 multas.

Fotos

Vídeos