Cómo acelerar el proceso de arranque de Windows

Limpiar la lista de aplicaciones que se ejecutan al inicio ayudará a acelerar el encendido

C. B.

Si un ordenador se enciende y queda listo para utilizarse rápidamente depende de varios factores. Algunos de ellos están relacionados con el hardware, es decir, con el procesador, el disco, la memoria RAM... etc. Otros dependen del software. Cambiar los aspectos relacionados con el hardware puede resultar caro y complicado, sin embargo hay cosas que podemos hacer para que nuestro ordenador arranque más rápido incidiendo en otros aspectos.

Una de las formas más sencillas de conseguir que nuestro ordenador arranque más rápidamente es mantener limpia la lista de programas y aplicaciones que se ejecutan al inicio. De esta forma, el ordenador no tendrá que poner en marcha tantos procesos de forma automática cada vez que lo encendemos, por lo que irá mucho más rápido. Podremos ejecutar esas aplicaciones cuando las necesitemos de forma manual.

En Windows hay muchos programas que, al instalarlos, por defecto se configuran para arrancar automáticamente cada vez que encendemos el PC. Por suerte, controlar esto es muy sencillo a través del administrador de tareas. Para abrirlo, simplemente pulsa simultáneamente las teclas CTRL + MAYUS + SUPR, se abrirá un cuadro de diálogo y en él deberás escoger la opción 'Administrador de Tareas'. Una vez aquí busca la pestaña llamada 'Inicio' y revisa los programas que aparecen en ella para deshabilitar los que no necesiten que se inicien automáticamente cuando enciendas el ordenador.

Podrás iniciarlos manualmente sin problemas más tarde. Por ejemplo, puede que no necesites que Skype o Spotify, entre otros, se abran por defecto cuando arranques el PC. Una vez hayas limpiado la lista de todo aquello que no necesites, verás como tu ordenador se enciende y queda listo para trabajar mucho más rápido que antes.

Fotos

Vídeos