4 problemas comunes de tu ordenador que puedes solucionar sin ayuda

TECNOLOGÍA

Mantener en buenas condiciones de funcionamiento nuestros ordenadores no es tan complicado como parece

C. BENLLOCH

Con el paso del tiempo es inevitable que nuestros dispositivos, ya sean ordenadores, portátiles, tablets o móviles, no funcionen como el primer día. Esto ocurre especialmente con los ordenadores de sobremesa y portátiles, sobre todo cuando los utilizamos a diario para trabajar y pasan muchas horas encendidos. Estos pequeños problemas, que pueden ser tanto de hardware como de software, suelen tener fácil solución si se sabe cómo proceder.

Estos son cuatro de los problemas más comunes en ordenadores que, por suerte, se pueden solucionar sin tener que recurrir a ese amigo informático o al servicio técnico del fabricante o intermediario.

  • 1

Si te quedas sin espacio en el disco duro

Con la proliferación de las buenas cámaras en los smartphones, nuestros ordenadores acaban tarde o temprano llenos de fotografías. Si a esto le sumamos las películas y la música que almacenamos en ellos, no es de extrañar que poco a poco el disco duro acabe llenándose. Para solucionar este contratiempo, lo mejor es comenzar por eliminar los archivos temporales (archivos residuales que quedan ocupando espacio después de instalaciones, desinstalaciones, actualizaciones del sistema operativo, navegar por Internet...). Esto podremos hacerlo de forma sencilla gracias a un programa de limpieza como CCleaner, entre otros. Luego podemos vaciar algo de contenido que no utilicemos tanto, almacenándolo en un disco duro externo.

Si esto no es suficiente, quizá sea interesante cambiar el disco duro del ordenador por otro con más capacidad de almacenamiento. Es una tarea sencilla y lleva poco tiempo. Consulta el manual de tu ordenador para saber dónde se encuentra ubicado y sustitúyelo. Si quieres una guía, en Internet encontrarás miles de tutoriales que te serán de ayuda.

  • 2

Si tu ordenador tarda mucho en encenderse

Si tenemos muchos programas configurados para que se inicien automáticamente cuando arrancamos el ordenador, éstos pueden ralentizar el encendido. Esto se traduce en que, aunque Windows esté iniciado, el ordenador puede no responder a nuestra peticiones de forma inmediata, ya que el sistema está "ocupado" procesando otras tareas que pueden ser innecesarias. Para solucionarlo, debes acceder a la lista de programas que se ejecutan al inicio (la forma de hacerlo depende de la versión de Windows, con una sencilla búsqueda en la red podrás averiguar cómo hacerlo). Una vez accedas al listado podrás seleccionar qué programas quieres que se abran automáticamente cuando enciendas el ordenador y cuáles no. Puedes deshabilitar los que no necesites.

  • 3

Si tu conexión a Internet va lenta

Suele ocurrir que notemos que la navegación a través de Internet va más lenta de lo que debería de vez en cuando, sobre todo cuando tenemos varios dispositivos conectados a nuestra red Wi-Fi. No obstante, existen algunos trucos que podemos poner en práctica para solucionarlo:

- Escoger un mejor lugar para nuestro router. Lo mejor es colocarlo lo más alto posible y en la parte central de la casa.

- Cambiar de canal. Para ello hay que acceder al router (una sencilla búsqueda en Internet te dirá cómo hacerlo), y accede al aparto de configuración desde el que podrás cambiar el canal. Al hacerlo permitirás que tu router utilice otro rango de frecuencias menos saturadas. Puedes ir probando distintos canales hasta encontrar el que mejor te convenga.

  • 4

Si tu ordenador va lento

Puede ser por varias causas, pero la más común de ellas son los programas que se ejecutan en segundo plano y que consumen la RAM. Para solucionarlo, lo primero es cerrar los programas que tengamos abiertos que no necesitemos realmente, luego abrir el administrador de tareas (Ctrl + Alt + Supr), ir a la ventana de 'Procesos' y hacer click en la columna 'Memoria'. Ahí podremos consultar qué procesos están utilizando la RAM de nuestro ordenador. Una sencilla búsqueda en Internet nos dirá qué es cada uno, y podremos escoger cerrar los que no sean necesarios sin miedo a equivocarnos.

Como en el caso anterior, si esto no es suficiente se puede optar por ampliar la memoria RAM del ordenador.

Fotos

Vídeos