10 trucos sencillos para proteger tu móvil y evitar que sea hackeado

10 trucos sencillos para proteger tu móvil y evitar que sea hackeado

La seguridad de estos dispositivos se ha convertido en una de las principales preocupaciones de sus usuarios, que no quieren ver cómo la información sensible que almacenan ellos acaba en malas manos

C. B.

Los teléfonos móviles se han convertido en uno de los principales objetivos de los hackers. Esto se debe a que cada vez almacenamos información más importante y sensible en ellos. Se han convertido en una extensión de nosotros sin la que no salimos de casa, razón por la cual solemos guardar en ellos datos que necesitamos tener siempre con nosotros sin cargar nuestros ordenadores a todas partes. Por ello la seguridad de estos dispositivos se ha convertido en una de las principales preocupaciones de sus usuarios, que no quieren ver cómo toda la información sensible que almacenan en ellos acaba en malas manos.

En ocasiones pensamos que hemos establecido un nivel de seguridad aceptable en nuestro móvil (por ejemplo, utilizando la seguridad en dos pasos que ofrece Google), pero no somos conscientes de que los ciberdelincuentes pueden explotar varias vulnerabilidades para hacerse con el control del terminal o nuestros datos. Es decir, que de nada servirá tener activado el control de seguridad en dos pasos si los hackers logran hacerse con el control de nuestro teléfono y pueden recibir los mensajes y las llamadas.

Para ayudarte a proteger tus datos hemos recopilado 10 sencillos trucos o consejos para prevenir y evitar que tu móvil sea hackeado:

  • 1

Cambia las contraseñas de fábrica (si no lo has hecho ya) de tus dispositivos, en especial de tu terminal móvil. Evita las contraseñas comunes, como '1234' o números repetidos cuatro veces, así como fechas relacionadas contigo.

  • 2

Instala las actualizaciones de tu sistema operativo siempre que te sea posible, pues suelen contener parches y mejoras de seguridad.

  • 3

Configura la función de bloqueo de pantalla para que se active cuánto antes cuando el móvil deje de estar en uso. Así evitarás que alguien pueda hacerse con tu teléfono en un descuido y consiga acceder a tu información porque éste todavía no se ha bloqueado automáticamente.

  • 4

Instala preferentemente apps desde la tienda oficial de Google. Puedes utilizar otras tiendas oficiales, como la de Samsung, pero evita descargarlas directamente de Internet siempre que sea posible.

  • 5

Si necesitas hacerlo, por lo menos ten cuidado al instalar apps de desarrolladores desconocidos. Debes saber que éstas no son controladas por Google y por tanto pueden contener virus.

  • 6

Trata de evitar las redes Wi-Fi públicas o poco seguras, y si necesitas utilizarlas no consultes perfiles personas de redes sociales y evita realizar pagos online. Aquí te damos más datos sobre este tipo de redes.

  • 7

Si puedes, configura el terminal para que realice un borrado automático de los datos cuando se detecten demasiados intentos de acceso seguidos fallidos. Así, aunque perderás tus datos, al menos podrás estar seguro de que de nadie ha logrado hacerse con ellos.

  • 8

No lleves siempre el Bluetooth activado. Recuerda apagarlo cuando no lo estés utilizando para aumentar la seguridad.

  • 9

También puedes configurar el sistema operativo para que te permita localizar tu móvil en caso de pérdida o robo, así como el borrado de datos remoto. Así podrás tratar de localizarlo y, de ser imposible, borrar manualmente los datos de forma remota para asegurarte de que no caen en malas manos.

  • 10

Protege adecuadamente tu red Wi-Fi doméstica para evitar que los coberdelincuentes puedan acceder a tu teléfono a través de ella cuando te encuentres en tu domicilio. Si no sabes cómo configurar tu red para que sea segura puedes consultar estos consejos que te ayudarán a evitar que otros se conecten a ella y estos trucos para averiguar si alguien se está conectando sin tu permiso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos