Estás en: >

Cosas prácticas

> Fondos de inversión: ¿Por qué no me proteges cuando más te necesito?

Fondos de inversión: ¿Por qué no me proteges cuando más te necesito?

15.09.2014 - 10:05 h. -



José María Luna

Director de Análisis Financiero y Estrategia de PROFIM, Asesores Patrimoniales, EAFI

¿Qué espera un paciente de un médico? Que en los momentos en los que la salud es más delicada, sea capaz de dar con la medicina adecuada… Que encuentre la cura.

¿Qué espera un cliente de un abogado? Que cuando surgen problemas de ‘calado’ sea capaz de tomar las riendas y dar con la solución más rápida y eficaz.

Al final, lo que todo el mundo espera de algo o de alguien siempre adquiere más valor en los momentos de mayor dificultad. Ahí es cuando se demuestra el talento, la responsabilidad… También en los mercados financieros y, por supuesto, en el mundo de los fondos de inversión.

En estas últimas semanas, muchos fondos de inversión han sido puestos a prueba. Sobre todo aquellos que, de una manera o de otra, se han “vendido” por su flexibilidad. Cada vez más, las gestoras (nacionales e internacionales) se han dado cuenta de que, ante el difícil escenario de la renta fija y los erráticos movimientos de la renta variable, había que poner en marcha productos que fueran capaces de adaptarse a las diferentes condiciones del mercado. Eso ha dado lugar a un amplio universo de fondos, un cajón de sastre, en el que se entremezclan distintas estrategias relacionadas con la gestión flexible.

La sorpresa de muchos inversores ha sido ver cómo, en estas últimas semanas, algunos de estos fondos no han estado a la altura de las circunstancias. Alfa, descorrelación, gestión activa… ¿Son sólo palabras? ¿Argumentos de márketing? Por supuesto que no; y de hecho, existen muchos fondos “flexibles” en el mercado que sí cumplen con los objetivos que se marcaron cuando se crearon.

¿Cómo separar el grano de la paja? Lo importante es observar cómo son capaces de reaccionar en las condiciones más extremas de mercado, como consiguen adaptarse y cómo vuelven a reconducir las estrategias. Para ello, debemos tomar distancia, evitando actuar de manera errática. Porque no siempre una fuerte caída en uno de estos fondos, en un momento determinado, responde a una mala gestión. Es vital identificar aquellos productos que, por su trayectoria, hayan demostrado ser capaces de sortear los obstáculos del camino.

¿Qué valoraríamos además de la trayectoria del fondo? Algo muy interesante sería ver si el equipo de gestión tiene su propio patrimonio invertido en los productos que gestiona. Esto suele ser más habitual en las pequeñas “boutiques” que en los grandes grupos financieros.

Por último, y a nivel de “asset allocation”, también habría que valorar cuáles son principales activos del fondo (bolsa, renta fija, materias primas, etc) y qué capacidad y margen de maniobra tiene el gestor para aumentar o reducir su exposición. 

 

Noticias relacionadas

lasprovincias.es